14 mayo 2017

valència, víctima de los daños colaterales del toreo

La imagen puede contener: una o varias personas y personas en el escenario

La tarde de hoy en València son daños colaterales. Dicen que Madrid es el centro de la Fiesta. Que Madrid marca el rumbo del toreo. Que la Plaza Primera (por aquello de Plaza 1) es el timon del barco que llaman 'el toreo' ciertos profesionales, figuras sobre todo y sus palmeros; Tauromaquia para los que van (vamos, porque ahí me incluyo) de cultos; 'Fiesta Nacional' para la caspa más carca; y 'Los Toros' para el pueblo de verdad, sin más postureos. Pues eso, que la tarde de hoy en València son los daños colaterales de depender e ir al rebufo de Madrid y su respiración asistida. Qué triste. Pero de los pobres ya nadie se acuerda. Qué pinta València dando toros un 13 de mayo a estas alturas de la vida, diran aquellos.

La resaca fallera queda tan lejos que ya nadie apenas se acuerda de aquel 'Pasmoso' que volvió tras polémico indulto a los corrales. Hoy también volvió a corrales uno de Sánchez Herrero, pero con sus varios espadazos y golpes de verduguillo tras escuchar los tres avisos ante la impotencia de un tierno y más que futurible Carlo Ochoa.

Qué mal aficionado, qué pésimo gusto, cuánto asco da el negocio taurino para tener la santa desfachatez de enlotar, embarcar, reseñar y permitir que saltase al ruedo semejante novillada. Fea de cojones, desrazada, descastada, destartalada, en escalera e infumable. Qué manera de jugar con las ilusiones de tres novilleros que deberían representar el futuro del toreo. València pagó el saldo de Sánchez Herrero en Las Ventas más caro todavía, por barata que saliera esta novillada morucha. No hay más.

València fue víctima de los daños colaterales que minan la afición y obligan a buscar en la petanca, por ejemplo, otra ocupación. Tres horas de festejo y ocho avisos que obligan a repartir responsabilidades más allá de los tres novilleros, que en el fondo no tienen culpa ninguna. Al contrario, ellos son los hérores de todo este descalzaperros, puñalada trapera a la Tauromaquia, que en València ha ofrecido la imagen más dantesca que uno recuerda en mucho tiempo. Las responsabilidades anotenselas autoridad, ganadero y sobre todo la empresa productora que dirige Simón Casas. Vaya petardo, monsieur.

Escalera, basta, fea, regordía, asardinada, impresentable, sopechosa, mansa y descastada. Salvando la docena de embestidas por el izquierdo del quinto, que permitió a Alfonso Cadaval dibujar algún gustoso natural, nada. Embestidas acaballadas, sueltas y de metira, sin celo ni profundidad, buscando casi siempre la salida. La palma se la llevó la sardina colorada (lidiada en tercer lugar) que trató siempre de escapar por las troneras de los burladeros.

La verdad con la que atacó la tarde el madrileño Carlos Ochoa se estrelló con un lote rajado, de comportamiento mular. Arreó por faroles de rodillas, quites más quieto que un palo por saltilleras, y muleteó queriendo imponer mando por abajo. Pero quien reseñó semejante novillada parecía querer burlarse de todo su esfuerzo. Vaya oportunidad. De héroe sobreponerse y mantener la ilusión en todo momento, en cada cite.

Fernando Beltrán también fue héroe. Cuando la materia apuntaba al antitoreo, el de Faura se abandonaba e inventaba sobre la marcha ante la más absoluta nada. Embestidas como si fuesen eruptos de mala clase, pero ahí andaba Beltrán tratando de dar sentido a base de pellizco y voluntad. Qué mérito: a punto estuvo de cortar una oreja al bastote cuarto y se quedó el premio en vuelta al ruedo.

Y por si no hubiera suficiente, lo dura que fue la novillada. No había manera de hacerles doblegar. De muerte dura. Ocho avisos en una tarde por momentos dantesca. Un caballo nuevo de los Navarro se estrelló desbocado y abrió el portón del 4 como si nada. El novillo manso de libro buscando cualquier salida, el chulo de banderillas herido, la nariz sangrando: un drama. Como la tarde. Ocho avisos, tres horas. Y casi un tercio de plaza. Eso era la primera noticia positiva, pero acabó siendo negativa. Los daños colaterales de querer rentabilizar el toreo a toda costa. El resultado: El antitoreo.


Mostrando CS5_5935 copia.jpg
Mostrando CS5_5937 copia.jpg
Mostrando CS5_5940 copia.jpg

Mostrando CS5_5923 copia.jpg
Mostrando CS5_5893 copia.jpg
Mostrando CS5_6129 copia.jpg

10 mayo 2017

el san isidro número 70



Sí. 100 de Manolete, 175 de Miura, 25 de Montoliu, pero el jueves comienza el San Isidro número 70 y también, qué carajo, hay que celebrar la vida. Los Papas de Las Ventas deberían rendirle tributo a don Livinio. Ahora la curia venteña la preside Simón Casas. Pero se le ha pasado que su primer San Isidro es el número 70. Número redondo. Un evento cultural alcanzando sus 70 ediciones, contra viento y marea, metido de lleno en la modernidad, menudo gustirrinín, por cierto, sacar tu entrada para día de máxima expectación sin esperas ni desesperos, merecía algo más. ¡70, qué se entere el mundo! A lo mejor el guarismo picaba más que el propio Manolete que ya lleva una puñado de carteles este año. Además, si lo llega a saber el monstruo de Córdaba, seguro se habría anunciado en aquel primer San Isidro, maravillosa ocurrencia de Livinio Stuyck, que de cuatro corridas de toros y una novillada, hoy son 25 corridas de toros, cuatro de rejones y tres novilladas de forma continuada durante todo un mes. Un 70 bien gordo. Y Manolete para la corrida de la cultura esa mismamente. No huebiera quedado mal.


El San Isidro 70 llega en pleno ataque del peruano Roca Rey por hacerse con el cetro del toreo. Su primer triunfo ha sido ya agotar el papel de sus dos tardes anunciadas en apenas cinco días. El toreo debería patrocinarle una campaña en beneficio mutuo. Es nuestro Jordan. Fenómenos de estos no salen todos los días, y menos hoy en día donde la competencia es tan feroz en  el show bussines global. Y resulta que tenemos eso, un referente global. Lo que pasa es que esto es el toreo, el reino de las envidias silenciosas. Pero es que Roca Rey viene de poner a todos de acuerdo en Sevilla con la faena más perfecta de la Feria de Abril.

Otra cosa es si hablamos de las más torera o más emocionante. Ahí manda Antonio Ferrera, consagrado ya por fin a auténtico maestro en la materia. Cosa que también ha costado lo suyo: le colgaron tantos tópicos, que han tenido que pasar treinta y pico cornadas y varios huesos rotos para que la idea de que Antonio Ferrera lleva el toreo metido en el alma cunda entre el personal.  Por fin. Ese ha sido su gran triunfo tras el paso por la Maestranza en la temporada que reaparecía de ingrata lesión. Tras Sevilla no debería quedarse fuera de ninguna gran feria como pasó en las pasadas de València y Castellón.

De Sevilla a Madrid. De la invención de un catalán y un vasco, por la Feria de Abril, a la ocurrencia de un empresario de ascendencias belga, hoy en manos de un francés aliado con empresa turística y que tiene en un joven de Lima, Perú, de 20 años y buena famimilia, a su principal atractivo anunciado en dos tardes de 32.

Miura es el único nombre que se repite de aquel San Isidro de 1947; ahora, 70 años después, le toca echar el cierre. Porque al final es el toro de lidia lo que nos pervive y da sentido. Habrán pasado papas y papistas, toreros y formas, empresas y tantísimas ilusiones, que al final es el misterio escrito en M mayúscula. Eme de misterio. Eme de Miura. Hasta entonces, hasta llegar a ese 11 de junio transcurrirá un mes de toros, y todavía quedará la resaca de la Beneficencia y Cultura, donde al menos, en esta última, han dejado un hueco por rellenas esperando que salte la sorpresa. Todo un detalle.

Hay varios tipos de carteles. Los de figuras, los toristas, los medianos con interés y los flojos. Simón Casas no ha sorprendido con su primer San Isidro. Los carteles redondos o atractivos nada más verlos no abundan. A lo mejor, si Simón Casas no se hubiera puesto a coapoderar a toreros nada más hacerse con Las Ventas los carteles habrían salido mejor y más interesantes de car al público ni con otros intereses. Pero en definitiva esto es San Isidro. Y si Simón Casas no ha sorprendido, el conservadurismo de las figuras, tampoco. Salvo Talavante, que une interés de cartel de figuras y torismo apareciendo con la de Victorino.

Hay nueve carteles con lo que nos atrevemos a llamar figuras. Aunque no todas lo son ni mucho menos. Contando la tarde de los victorinos. Hay ocho corridas de toristas, contando la de Victorino, también la novillada de Flor de Jara y la corrida de La Quinta, que no va al final, sino la primera de todas. Y luego salen otros ocho carteles con intereses variados: juventud, toreros muy de Madrid o toreros con necesidad de triunfar sí o sí. Corridas con posibilidad de embestir son todas. Mira si me ilusiona esto. Empezando por la primera. Suerte a todos en el San Isidro número 70.

http://www.toroalcarria.com/wp-content/uploads/2017/03/carteles-san-isidro-2017.jpg


PS: Por cierto, ¿os acordáis del año pasado, de aquel evento animalista y contestatario para con San Isidro en el que se invirtió una cantidad pornográfica de dinero público llamado Capital Animal? Pues eso, en su primera edición murió de tanto odio y despilfarro.








fogueres, bous y poesía total: carteles de alicante


Miércoles 21 de junio: Toros de Adolfo Martín para Rafaelillo, Juan Bautista y Manuel Escribano.

Jueves 22: Toros de Núñez del Cuvillo para El Fandi, Alejandro Talavante y Cayetano. 

Viernes 23: Toros de El Freixo para El Juli, Paco Ureña y Roca Rey. 

Sábado 24: Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, José María Manzanares y López Simón. 

Domingo 25: Toros de Fermín Bohórquez para Andy Cartagena, Manuel Manzanares y Ginés Cartagena. 

Domingo 6 de agosto: Novillos de Los Galos para Jorge Rico, Ángel Sánchez y Carlos Ochoa. 

Todos los festejos comenzarán a las 19h. 
El periodo de renovación de abonos será entre el 16 de mayo y el 31 de mayo. Abonos nuevos del 1 al 3 de junio y venta de entradas sueltas a partir del 5 de junio. 
La venta de entradas y abonos podrá realizarse a través de los teléfonos 902107777 y 965202445, en las web www.torosalicante.es, en el correo taquillatorosalicante@gmail.com , en las tiendas Halcón Viajes, Fnac y Carrefour y en las taquillas de la plaza de toros de Alicante con horario de 10 a 14 y de 17 a 20:30; los días de festejo las taquillas permanecerán abiertas de forma ininterrumpida desde las 10 de la mañana. 

08 mayo 2017

sevilla: cuatro momentos y dos toros

Primer momento. Emocionado y necesario recuerdo a Montoliu.



Segundo momento. Roca Rey, profundo y todopoderoso, casi perfecto, sobrevuela la Puerta del Príncipe.




Tercer momento. Antonio Ferrera, la torería desatada de un maestro.



Y cuarto momento. Y Pepe Moral resucitó al natural frente a uno de Miura.


Y dos toros. Platino de Victorino Martín y Derramado de Victoriano del Río, por la diversidad de la Tauromaquia.



05 mayo 2017

greenpeace contra le pen... y un toro que mira


Europa es el toro que mira. Greenpeace reivincida la Liberté, Égalité y Fraternité contra Le Pen y el Frente Nacional.

Y de repente el toro. Simpre el toro. La imagen es pura poesía.

El Toro aparece donde menos te lo esperas. El toro: #Cultura y ADN. 

talavante después de morante



Últimamente algunas de mis distribas taurinas se repiten constamente sobre eso que mucho llaman 'el buen momento de Talavante'

El otro día, con motivo de su primer paso por el abono sevillano con la corrida de Garcigrande, escribí aquí:

"Talavante se acompasó. Flotó por momentos. Y es que la tauromaquia de Talavante ¿cuándo se hunde? Yo me entiendo."

Pero va, y ayer, que Talavante se hundió un pelín más, es decir, que toreó con cierta profundidad...


Zabala escribe:

Ligados los largos trazos. Fácil, vertical y ligero. Escaso poso dejaban tras de sí. 

Navarro escribe:

Talavante prologó su faena con unos doblones personalísimos y de pronto se puso a torear. Ajeno al viento e incluso ajeno por momentos al toro. Templado y resuelto cuajó tandas bien hiladas por ambas manos, aunque con sensación de liviandad. Poco quedaba detrás.


Acevedo escribe:

Talavante, que la cortó casi sin querer salvo por la estocada, que fue atracándose. El toro se movió sin clase y él, que es un gran torero, lo paseó de un lado a otro sin comprometerse y sin forzar la embestida. Es decir, sin torearla.

O incluso Lorca:

Un toreo extremadamente superficial, rematado al final con tres naturales de mejor factura.

Esta temporada es en Castellón donde se ha visto al mejor Talavante. En 'una faena decisiva' en la que señalamos en nuestra crónica cuándo llegó la ansiada profundidad que ayer nos se vio en Sevilla:

Abrió al natural. Muy de verdad. El secreto, la velocidad. Largo el toreo sobre la zurda. El giro sobre los talones, parsimonioso. El toreo en la palma. Y con la diestra estalla profundo, que es cuando el toreo se hunde y se reúne todo a la vez. Con la olla a presión y la plaza en pie, Justo Hernández, asomó por encima de las tablas e hizo el gesto: "a matar". Entonces llegó el epílogo, por bernardinas. Y apareció un cambio de mano sideral que puso el mundo del revés. 

Como nos preguntábamos el primer día de su paso por Sevilla: "La tauromaquia de Talavante ¿cuándo se hunde?"

Y es que, ayer, además, toreaba Talavante después de Morante.





Para entedernos. Donde Morante se hunde, Talavante se eleva, levita casi. Donde el toreo del primero alcaza profundidad, el del segundo queda ligero, liviano, superfial... sin torear. Incluso ayer David Mora, desde el necesario y obligado inicio por abajo, toreó con mando (muy forzado, pero por abajo hasta el final, hasta donde muñeca, brazo y juego de cintura daban de sí) la brava embestida --hasta que se rajó-- del buen tercero.

Claro, la pena es que los dos toros de la corrida de Cuvillo fueron para Tala y Mora. Una corrida con cuatro toros... Por ciero, Sevilla, su banda, su público, su palco siguen igual de caprichosos.

Arjona para Aplausos


04 mayo 2017

la maestranza, atacada de postureo



(Editorial Cultura de Bou 3/5/2017)
Resulta que tras el indulto de 'Pasmoso' por López Simón en la última de la Feria de Fallas, los abonados de Sevilla se escandalizaron por lo sucedido. Repartieron una nota mostrando su cabreo como si alguien les hubiese dado vela en aquel entierro, o mejor: en aquel indulto. Tal vez tenían parte de razón. Pero no toda. Seguramente sacaron los pies del tiesto y se presentaron donde no les habían llamado y acusaron a la afición y público de la plaza de toros de Valencia de ser cómo son y vivir la tauromaquia como les da la gana. Les faltaba mirarse al espejo junto a la realidad de su plaza. Esa plaza volátil, pija y pseudopija, donde casi que en cada cacho de piedra se da el mayor caso de postureo. Parece ser que es obligado, si vas a los toros a Sevilla, aunque seas de Soria o Burriana, ir dando el cante, atacado de postureo.

Menos mal, que apareció la emoción bajo el hierro de Victorino y la inolvidable faena de Antonio Ferrera al toro ‘Platino’, aunque también se quedaron cortos en su valoración y les costó entrar las complicaciones de semejante faenón.

Será porque al final es una plaza caprichosa como su banda de música, que se ofende cuando le dan una oreja a Fran Rivera o a la sincera naturalidad de Cayetano; una plaza que debe estar acomplejada por no sacar un torero según los canónes de Curro Romero en los últimos 20 años, y que el que tienen, Morante de la Puebla, que es capaz de torear como casi nadie alcanza ni de salón, solo lo muestra en su dorado albero en pequeñas dosis. Sí, debe ser duro. Más si no alcanzan a ver cada día lo que debe ser una corrida de toros para Sevilla o si, como reconoce el compañero Álvaro Acevedo en alguna crónica, hay un cuarto de plaza que viene a descomponer todo el supuesto buen criterio de la afición maestrante.


Con la primavera a cuesta seguimos. Mirando a Sevilla, esperando a San Isidro. Hoy -por ayer- se han puesto a la venta las entradas. En la primera hora se han vendido 8000. El tráfico en la web, frente a taquillas y líneas telefónicas ha sido incesante hasta colapsarlas al mediodía. Para que luego digan. Y en València el pasado sábado tuvimos una clase práctica en Bocairent como para creer en el futuro. Muy buena imagen de los novilleros de l’Escola de Tauromaquia de Valencia y excelente novillada de Daniel Ramos. Hoy nos acompaña uno de los chavales que allí intervino y que me causó muy buena impresión: Jordi Pérez.

Además, en València el próximo 13 de mayo tenemo novillada. Con lo que cuesta hoy dar novilladas y lo que hay que apostar para dotar al futuro del toreo de los mejores mimbres posibles, no nos podemos descuidar. Hay que ir... Anotad: 13 de marzo a las 18:30. Novillo de Sánchez Herrero para Fernando Beltrán, Alfonso Cadaval y Carlos Ochoa. Precisamente, con Carlos Ochoa hablaremos en un rato. Pero antes con Paco Ureña, protagonista esta semana. Ayer volvió a torear con toda su verdad en Madrid, y en Sevilla también le valoraron con la de Victorino.

Ahora, nosotros seguimos con la primavera a cuestas, que canta Manu Ferrón…

Bienvenidos, esto es Cultura de Bou.

morante de la puebla es portada en el país


03 mayo 2017

morante y ureña


Arjona para Aplausos

 
 

#sanisidro2017: 16.258 abonados y 40.000 entradas sueltas vendidas en el primer día

https://1.bp.blogspot.com/-YuFEJWQMNSs/V9AF_SrVkTI/AAAAAAAAWT8/wb_7-3MQrcU479kwobvRDfLkSyqS1fqkwCLcB/s1600/IMG_20160519_190311.jpg

La plaza de toros de Las Ventas aumenta el número de abonados en 2017 por primera vez después de varios años con tendencia a la baja. La cifra de abonados en 2016, antes de la adjudicación a Plaza 1, era de 15.459; ahora, tras cerrar el periodo de abonos 2017, Las Ventas cuenta con 16.258 abonados. Esta cifra supone un incremento de 799 abonos.

Récord histórico: se duplican las entradas vendidas 
Además, al cierre de taquillas de la plaza de toros a las 20 horas del 3 de mayo, el primer día de venta de entradas sueltas, la cifra total de entradas vendidas era de 40.000. Un 75% de ellas, en concreto 30.000, han sido adquiridas a través de internet y gracias a la implantación de un nuevo sistema de venta de entradas en el que se puede elegir localidad sobre un plano de la plaza. También se pueden imprimir las entradas desde casa o bien llevarlas descargadas en el móvil.

Con estos datos, Plaza 1 bate el récord histórico y duplica las cifras de ventas de años anteriores. Asimismo, informa que ya hay varios días de San Isidro rozando el no hay billetes.

30 abril 2017

una tarde de toros y toreros es cuando...


Una tarde de toros y toreros. Es cuando poner la muleta y el cuerpo es un imposible. Cuando la batalla se antoja sobrehumana. Cuando de verdad no se puede embestir más despacio. Cuando el toreo, en la guerra y en la seda, son puro milagro. Cuando el toro es emoción y cada uno, un misterio al que asomarse. Cuando el magisterio brota por cada poro y cada escama de oro en el templo soñado. Cuando las embestidas no vienen precocinadas al servicio de nadie, nada más que al de la bravura. Cuando el respeto, el valor y la memoria ponen los pelos de punta en un brindis al cielo que hace más eterna todavía la Tauromaquia. Cuando el toreo es eso, la mayor expresión del arte porque la vida pasa a un segundo plano cuando el hombre y el toro se miran y se sienten. Y de qué manera se miran y se sienten en una tarde de toros y toreros.






Una tarde de toros y toreros. Es cuando poner la muleta y el cuerpo es un imposible. Cuando la batalla se antoja sobrehumana. Cuando de verdad no se puede embestir más despacio. Cuando el toreo, en la guerra y en la seda, son puro milagro. Cuando el toro es emoción y cada uno, un misterio al que asomarse. Cuando el magisterio brota por cada poro y cada escama de oro en el templo soñado. Cuando las embestidas no vienen precocinadas al servicio de nadie, nada más que al de la bravura. Cuando el respeto, el valor y la memoria ponen los pelos de punta en un brindis al cielo que hace más eterna todavía la Tauromaquia. Cuando el toreo es eso, la mayor expresión del arte porque la vida pasa a un segundo plano cuando el hombre y el toro se miran y se sienten. Y de qué manera se miran y se sienten en una tarde de toros y toreros.
Una publicación compartida de Andrés Verdeguer Taléns (@verdeguertalens) el

28 abril 2017

el juli y su trance sevillano


El trance sevillano de El Juli. Su mirada echaba fuego tras aquel quite por cordobinas al primero de su lote. Apretado. Tenso. Como enfadado con el mundo. No hubo sonrisa hasta que agarró la oreja del quinto. Por una faena de mucho pulso, de mano baja, a un toro que venía muy despacio, pero que metido en la muleta la empujaba con casta. Muletazos en redondo y ligados de enorme mérito. Porque el animal se recrecía a partir del tercero y todo se jugaba en una baldosa. Ahí estaba el mérito. La verdad.

El Juli estaba en trance. De capa se gustó, incluso quiso dormirse. Y de muleta arreó.   Ya con ese gordito de Garcigrande que hizo segundo. 600 y pico kilos. Lo único a favor del toreo, que era cuesta abajo. La faena quedó entre técnica, estética y tensionada. Pronto le soltó la cara al verse sometido por diestra. Con la zurda se quiso dormir vertical Julián. Faltó chicha. La faena quedó en interesante esbozo para lo que vendría después. En trance El Juli. Mejor don Julián.

La corrida de Garcigrande no era para Sevilla. Pesada, gorda.  Basta de hechuras. Y además, la casta, doliente. Morante sin opción para abrir ningún tarro. Talavante no pudo dar ni uno al sexto, otra mole. Al tercero, que traía la embestida como cocinada, se la cató sin probaturas. Pero como la tarde, el toro venía pasado por agua. Talavante se acompasó. Flotó por momentos. Y es que la tauromaquia de Talavante ¿cuándo se hunde? Yo me entiendo.

Pues esto fue y lo que no pudo ser. Esto y dos pares enormes de Juan José Trujillo en tarde sin billetes.


27 abril 2017

juventud (suspiro)... divinos torrestrellas


 La verdad es que no sé si las figuras han reiventado el toreo en Sevilla al día siguiente del paso del cartel jóvenes. Lo veré luego. Estas líneas todavía van por lo de ayer. Me apetecía, aunque solo fuera, soltar el titular Divina juventud, dicen. Por eso a lo mejor iban los tres en su cartel, sin mezclarse y tal. Era, el de ayer, uno de los carteles de mayor interés del ciclo maestrante, un Feria de Abril que terminará en pleno mayo.

Juventud (suspiro)... divinos Torrestreslla(s). Bueno. Divinos, divinos, tampoco. Una corrida de toros. Seria, entipada, bien hecha. Con hechuras para embestir que dicen. Y de eso, tuvo casi que cada toro su rato. La embestida se ha convertido en el maná. La embestida perfecta para hacer el toreo 'perfecto' es el objetivo de unos cuantos. A ver si se pasan y desnudan de misterio al toreo y al toro.

Hacía falta encontrarse con un corrida en escenario de importancia. Y así de primeras, más mejor. Ni perfecta ni imposible. Una corrida de toros con qué torear. Hubo dos que no se ven todos los días.  Cayeron en manos de Lorenzo, que me encantó --pero no me gustó nada la forma de pinchar y usar el acero--, y de Garrido, que se agarró a su discurso como un león, toreo de capa con barroco sentimiento y logró un trofeo que le enseñó el camino para lograr el segundo.

Lo que pasa es que a estos jóvenes alguien les ha metido prisas por llegar, y tampoco es eso. A Ginés Marín, que como dice una amigo, le llevamos/llevan cantando prácticamente desde que debutó lo buen torero que puede llegar a ser, le salió un lote menos lucido y no encontró brillo.

Seguramente la tarde venía perfecta para más emociones. Era la primera. En Sevilla. Luego está aquello que decía Ordóñez, sabes. Más garra, más sinceridad, más arrojo y romper barreras y atravesar delgadas líneas rojas sin rubor. Sobre todo ahora. Podía ser el día. Por ayer. Juventud... benditos torrestrellas. Mientras, a Garrido, Lorenzo y Marín los seguiremos esperando. Son necesarios. Lástima que no tengan otra tarde más en Sevilla y con figuras.



23 abril 2017

messi y la muleta 'planchá'


Leo Messi ha sentenciado el clásico en el minuto 92 para cerrar el marcador en 2-3, tras un partido roto, intenso y de múltiples ocasiones a un lado y otro. Messi --quién sino-- sentenció, se sacó la camiseta y la mostró al tendido bien planchadita por si quedaba todavía alguna duda. Claro, impepinable no acordarse de aquella crónica de Joaquín Vidal. La única diferencia es que Messi puso la camiseta 'planchá' después de 'hacer' el fútbol y que Antoñete primero ponía la muleta 'planchá' para seguidamente hacer el toreo según cuenta el Maestro Vidal:


Le pidieron a Antoñete que pusiese la muleta planchá, para que se viera. No es que Antoñete la fuese a poner arrugá sino que su forma de torear, al ortodoxo estilo -que demanda muleta planchá, ofrecer el medio pecho, cargar la suerte- - es lo que esperaba del veterano maestro la afición. "¡Ponga la muleta planchá, rnaestro!", se oyó gritar en el tendido. Y fue el maestro y la puso como para perpetuarla en bronce.La presentó Antoñete tan frontera al toro, tan geométricamente perpendicular a su lomo y su línea de flotación, que no cabía más. Cuando la afición se refiere a la muleta planchá quiere decir que no esté oblicua; quiere decir que no adelante el pico al pitón contrario para aliviar la embestida.
La muleta planchá era un símbolo y mostrado de avanzadilla en. todo su esplendor; vino luego la verdad de la vida, la realidad del toreo, y ese lo interpretó Antoñete en su cabal grandeza. 

21 abril 2017

los toros para la corrida concurso de zaragoza

Mañana sábado 22 de abril, a las 18 horas, en la Plaza de Toros de Zaragoza. Están anunciados Rafaelillo, Alberto Álvarez y Román. Estos son los toros y ganaderías a lidiar.

Partido de Resina.

El Ventorrillo.

Cuadri.

Flor de Jara.

Alcurrucén.

Ana Romero.